Estamos hablando de algo diferente, diseñado específicamente para armonicistas.

Con este pedal no solo podrás ajustar tu tono con su ecualizador para engordar, afilar o matizar tu arsenal de armónicas. Además dispones de una entrada directa para tu micrófono y así evitar adaptadores de impedancia adicionales. También dispones de una entrada de alta impedancia para tus micrófonos vintage o no balanceados. Y por si fuera poco, salidas simultáneas para alimentar tu amplificador con jugo de sobra y D.I. balanceada para enviar directamente a P.A. o a tu mesa de mezclas.

Añade a todo eso un circuito de saturación para conseguir ese sonido estilo Chicago… ¿Quién da más?

Y ojo, si no eres armonicista arriésgate, porque el rango de colores que puedes conseguir con este pedal te sorprenderá.

Escucha como suena: (próximamente)